Caldera de condensación o pellets

Caldera de condensación o pellets

Hoy en día existen muchos tipos de calefacción y cada uno de ellos lleva una caldera ligeramente diferente. Entre las más destacadas están las calderas de condensación y pellet. En este post te contamos en qué se diferencian cada uno de estos dispositivos.

Caldera de condensación

Se trata de calderas de alto rendimiento basadas en el aprovechamiento del calor de la condensación presente en los humos de la combustión. Según la ley 92/42/CE se han de sustituir las calderas sin esta forma de reciclaje de energía. El problema es que las calderas convencionales implican que la combustión alcance hasta 120º. La utilización del sistema de condensación reduce la temperatura de los gases hasta los 45º, limitando así las emisiones contaminantes.

Gracias al sistema de aprovechamiento de temperaturas se consigue un ahorro que oscila entre el 25% o 30% frente a las calderas sencillas y se reducen hasta un 70% las emisiones de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono.

Caldera de pellet

Las calderas de pellet pueden cubrir perfectamente las necesidades de calefacción y agua en una vivienda. Además suponen un importante ahorro frente a calderas de gasoil o eléctricas.

El funcionamiento de este tipo de caldera es muy sencillo. Ha de introducirse el pellet en la caldera a mano, o a través de un conducto. A continuación, pondremos en marcha la caldera, pero el depósito tiene que estar completamente lleno de pellets. Una vez que la caldera empieza a quemar los sistemas de ventilación distribuyen el calor por la casa mediante sistemas de tuberías.

El único residuo que obtenemos de este tipo de caldera son cenizas, que se convierten en un excelente abono para jardines y plantas.

Como vemos, la decisión de caldera de condensación o pellet va simplemente por gustos, pues los dos tipos de calderas son respetuosos con el medio ambiente (quizá pellet un poco más) y el ahorro es prácticamente similar en ambas.

Author: UCECA

927 131 574