Cómo ahorrar en la factura de la luz con una buena instalación eléctrica

Cómo ahorrar en la factura de la luz con una buena instalación eléctrica
En España la factura de la luz ha subido un 92% en los últimos 15 años, además, de un alto impuesto que supone el 21% del coste. A la hora de ahorrar en la factura eléctrica debemos tener en cuenta dos aspectos: el consumo eléctrico, es decir, la cantidad de energía utilizada y que se contabiliza en kWh para determinar su precio. Y la potencia eléctrica contratada, que es la cantidad máxima de energía que puede utilizar el consumidor durante un periodo concreto. 
Por lo tanto, una buena medida para economizar es contratar menos potencia, en el posible caso de que tengas un margen para subirla o bajarla, así conseguirás disminuir la parte fija de gasto de luz. Para solicitar la reducción de la potencia debes ponerte en contacto con tu empresa eléctrica. Esta se asegurará de que tu vivienda continúe con la capacidad necesaria para el consumo de energía de todos los equipos. Sin embargo, bajar demasiado la potencia puede suponer que sufras “apagones” con frecuencia. A su vez, cabe mencionar que lo más importante es contar con una instalación eléctrica actualizada, que nos ayude a utilizar la energía de forma más eficiente y segura. 
No es suficiente contar con equipos y electrodomésticos de bajo consumo, ya que el desaprovechamiento de la energía suele tener también otros motivos, por ejemplo: instalaciones y equipo de consumo desmedido, empleo de materiales de mala calidad, sobrecarga en los circuitos, transformadores mal dimensionados, arreglos mal hechos, entre otros. Por eso, es fundamental que un profesional realice el mantenimiento del sistema eléctrico con el objetivo de adaptarlo a las necesidades actuales y, así, garantizar la seguridad de la vivienda. 

Por otra parte, para ahorrar en la factura de la luz puedes optar por la discriminación horaria (también conocida como tarifa nocturna), que consiste en pagar menos durante ciertas horas del día. Existen dos clases de discriminación: 

De dos tramos:
Precio menor (horario valle): de 22  a 12h en invierno y de 23 a 13h en verano. 
Precio mayor (horas punta): de 12 a 22h en invierno y de 13 a 23h en verano. 
De tres tramos:
Precio menor (horario valle): de 1 a 7h.
Precio intermedio (horario llano): de 23 a 1h y de 7 a 13h. 
Precio mayor (horario punta): de 13 a 23h. 

Otras medidas para disminuir el gasto pueden ser utilizar bombillas y electrodomésticos de bajo consumo y mayor eficiencia energética, desconectar los equipos y no dejarlos en standby, aprovechar las horas de luz natural, moderar el uso y la potencia del aire acondicionado y la calefacción, etc. Por último, recalcamos la importancia de realizar una revisión de la instalación eléctrica cada 10 años si la vivienda es nueva, y cada cinco si la vivienda tiene más de 25 años.  

Author: UCECA

927 131 574